perito economista
En: Uncategorized0

Hemos visto en artículos anteriores los requisitos para ser perito economista, pero si no queremos conformarnos con contratar un perito economista, sino que además queremos que sea uno bueno y que pueda hacer el mejor trabajo posible, necesitaremos que cumpla una serie de requisitos. Estos requisitos son a mayores de los que se dan por sentado, es decir, que tenga su titulación en regla.

-Honestidad y ética: Este es el primer requisito, algo sin lo cual no debería de contarse con ninguna persona en ningún caso. Esto se acredita con la experiencia y la fama profesional.

-Capacidad de investigación: El perito economista debe de ser capaz de investigar aquellos puntos que realmente son importantes para la elaboración de un informe pericial. Esta investigación puede ser de muchos tipos, por ejemplo hablando con las partes implicadas o recabando información en diferentes documentos.

-Conocimiento de las leyes: Un perito economista debe de conocer las leyes, ya que muchas veces deberá de buscar pruebas que, por ejemplo, ayuden a anular un determinado contrato como es el caso de las denuncias por la venta de productos bancarios de alto riesgo a clientes que no tenían preparación para entender qué estaban firmando.

En este terreno, el abogado puede ser una gran ayuda, pero cuánto más conozca las leyes en los terrenos que a él le conciernen, mejor será el trabajo del perito economista.

-Soltura a la hora de escribir los informes: Los informes deben de ser claros y concisos. No hay que perderse en hechos que no tienen realmente importancia y hay que saber resaltar lo que de verdad importa. Pero, además, el informe pericial debe de ser fácil de entender para cualquiera que lo lea independientemente de que no tenga conocimientos económicos.

Además de ser claro, el informe debe de estar ordenado y ser visualmente agradable para que invite a su lectura sencilla.

-Capacidad de expresarse oralmente con facilidad: No se le va a exigir a un perito economista que sea un gran orador, pero sí que tenga cierta facilidad para explicarse. Debe de ser una persona que se desenvuelva con soltura ante un tribunal y que sea capaz de explicar los hechos de manera resumida y clara, así como de responder a las preguntas con exactitud y con rapidez, aunque tenga que consultar su informe para poder ofrecer datos concretos.

Una persona que titubee, que tenga que consultar todas sus respuestas o que no sea capaz de ofrecer explicaciones claras puede ofrecer sensación de inseguridad ante un tribunal, lo cual perjudicará su argumentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *