En: ECONOMIA0

Hasta hace pocos años, las cláusulas suelo eran algo que se incluía sí o sí en cualquier hipoteca. El cliente pensaba que no podía hacer nada para evitarlas. Mediante estas cláusulas los bancos se blindaban ante la posibilidad de una excesiva bajada de los tipos de interés ya que se fijaba un porcentaje suelo a partir del cual ya no podían bajar los intereses de la hipoteca contratada a interés variable.

Para que todo pareciera más justo, los bancos también fijaban una cláusula techo, que era el máximo que se podía llegar a pagar de intereses. De esta manera, le ofrecían al cliente un producto aparentemente protegido. Pero solo había que entender un poco de economía y finanzas para darse cuenta de que, mientras que la cláusula techo era tan alta que era prácticamente imposible que nunca se llegara a ella, la cláusula suelo era excesiva e impedía que los firmantes pudieran beneficiarse de las bajadas de intereses del mercado.

Casi medio millón de denuncias en menos de cuatro años

Cuando por fin se dio la razón a los consumidores y se consideró que las cláusulas suelo no negociadas e incluídas en los contratos prácticamente sin opción eran abusivas y por tanto ilegales, muchos decidieron denunciar.

De hecho, desde el 1 de junio de 2017, cuando comenzaron a presentarse estas demandas,  los juzgados especializados han recibido 486.078 reclamaciones de clientes. Al finalizar el año pasado se habían resuelto el 50% de las mismas. El 96,9% de estas sentencias ya resueltas, fueron estimatorias, es decir, los clientes ganaron al banco.

Todos estos clientes, antes de acudir al juzgado, tuvieron que solicitar al banco la devolución del dinero cobrado de más. El cálculo de la cantidad a devolver no es sencillo, ya que hay que analizar cada recibo para saber qué intereses se han cobrado y a cuanto estaba el euríbor en ese momento. En aquellos recibos en los que se aplicó la cláusula suelo, hay que realizar el cálculo de cuánto habría pagado el cliente de no existir dicha cláusula.

Recalculados todos los pagos, se sabrá exactamente la cantidad que se pagó de más. La persona adecuada para realizar este cálculo es el perito economista, con experiencia en este tipo de cálculos bastante complejos y en la realización de informes periciales económicos que el cliente puede usar en el juzgado no solo para darle más solidez a su caso, sino para realizar una reclamación por una cantidad exacta, acelerando el proceso y el cobro de su dinero.

En Depericias, nuestros peritos economistas han realizado muchos de estos cálculos y sus informes han ayudado a muchos clientes a lograr su objetivo de recuperar el dinero cobrado indebidamente por el banco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *