En: ECONOMIA0

Los juicios por los intereses abusivos de las tarjetas revolving son cada vez más numerosos y las sentencias que comienzan a conocerse son, en un 90% o más, favorables al consumidor. Esto es así porque quienes acuden a los juzgados lo hacen siguiendo los pasos previos que le garantizan las mayores posibilidades de éxito.

Junta toda la información que sea posible

A fin de ahorrar tiempo, reúne toda la información posible para poder realizar tu reclamación. Junta todos los justificantes de pago de tu tarjeta, que podrás descargar de tu banca online si no tienes guardados en papel. En caso de no tener las facturas desglosadas de la tarjeta, solicítalas a la entidad emisora. Siempre es preferible realizar estas solicitudes por correo certificado o burofax para que quede constancia de las mismas.

También necesitarás la copia del contrato de la tarjeta, que podrán enviarte igualmente en el caso de que no la hayas guardado cuando la solicitaste.

Acude a un abogado especializado y sigue sus consejos

Un abogado especializado en este tipo de reclamaciones conoce bien los pasos a dar para realizar la reclamación con las mayores posibilidades de éxito. Hay que tener siempre en cuenta que un juicio no sigue fórmulas matemáticas, es decir, el resultado nunca puede predecirse al cien por cien. Pero tampoco es arbitrario y los jueces tienen en cuenta las sentencias dictadas por órganos superiores que sientan jurisprudencia en este tipo de casos.

Un abogado especializado conocerá bien estas sentencias y sabrá cómo moverse para conseguir que la reclamación tenga las mayores posibilidades de éxito.

Confía en un buen perito economista

Un perito economista puede marcar la diferencia en un juicio por tarjetas revolving. Su informe pericial puede, por un lado, poner en evidencia la dificultad o incluso la imposibilidad de que el cliente comprendiera realmente cómo se realiza el cálculo de los intereses en este tipo de tarjetas. Esto hace que muchos clientes acaben pagando cuotas bajas entendiendo que eso les beneficia, cuando en realidad están aumentando su deuda mes tras mes.

Pero una de las labores más importantes del perito economista es calcular lo que el cliente ha pagado en intereses a lo largo del contrato de la tarjeta o, al menos, de los años que es posible reclamar judicialmente. De esta forma, se demostrará no solo la usura sino que también se podrá dejar claro cuánto dinero dispuso de la tarjeta el cliente, cuánto lleva abonado y cuánto de ese dinero abonado se corresponde a intereses y cuánto a amortización.

En Depericias podemos ayudar a realizar estos cálculos que serán de gran ayuda en cualquier juicio, sobre todo a la hora de reclamar los intereses que han sido abonados y que pueden ser considerados usura en el juicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *