En: ECONOMIA0

Cuando comenzaron a aflorar las denuncias por las cláusulas suelo, consideradas abusivas por los tribunales, muchos bancos pensaron que era buena idea tomar la delantera y, antes de que sus clientes presentaran la denuncia, llegar a acuerdos.

En muchos casos, eran los mismos clientes los que acudían al banco porque habían escuchado algo sobre las cláusulas suelo. Incluso remitían un escrito al banco para tratar de llegar a un acuerdo porque este es el primer paso legal para poder realizar la reclamación en los tribunales. En otros casos, el banco era el que se encargaba de contactar con los clientes para llegar a un acuerdo de forma anticipada.

En todos los casos, los bancos ofrecían una cantidad al cliente. Y, al tiempo que la recibían, firmaban un contrato de novación sobre la hipoteca. Pero, en algunos casos, estos contratos contenían una sorpresa. Una cláusula según la cual el cliente se comprometía a no demandar al banco para exigir, si correspondía, el pago de la diferencia entre la cantidad recibida y la que realmente se había cobrado de más.

Cuando más adelante el cliente se daba cuenta de que la cantidad recibida era muy inferior a la que realmente le correspondía y quería reclamar, se encontraba con esa cláusula que no siempre era tan transparente como debería.

El 5 de noviembre del 2020, dos sentencias del Tribunal Supremo dejaron claro que esta cláusula de no demandar al banco para obtener la totalidad del dinero pagado de más, solo sería válida en aquellos contratos en los que figurara de forma explícita. Es decir, clara y transparente.

¿Cómo saber si puedo o no reclamar?

El primer paso para saber si es posible o no realizar la reclamación de la totalidad de lo que el banco cobró por la aplicación de las cláusulas suelo es estudiar la novación realizada en su momento y ver los términos del pacto o contrato firmado entre el cliente y la entidad.

Si se observa que la cláusula de renuncia a reclamar la cantidad restante no figura de forma expresa, sino que figura como una fórmula aplicable a cualquier parte del contrato, el cliente podría reclamar.

El segundo paso es conocer cuál es la cantidad exacta que el banco cobró de más por la aplicación de la cláusula suelo. Trabajo que puede llevar a cabo un perito economista con experiencia y que en Depericias llevamos realizando mucho tiempo.

Con estos datos en la mano y el informe del perito economista, el cliente puede realizar la reclamación. Es importante señalar que nuestros peritos economistas tienen una gran experiencia defendiendo sus informes periciales en juicios, lo que puede ser muy importante en un caso de este tipo.

Contacta con nosotros y te asesoraremos sobre cómo actuar si crees que tu banco te continúa debiendo dinero por las cláusulas suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *