En: ECONOMIA0

En un juicio hay ciertos hechos que pueden resultar complicados de entender para el juez, que es quién tiene que tomar las decisiones y dictar finalmente una sentencia. Esta dificultad de entendimiento viene dada por la complejidad y especialización de las pruebas que se puedan aportar en cada caso, ya que si bien un juez es especialista en leyes no tiene por qué ser lo en otros terrenos específicos que puede requerir el caso.

Para poder valorar ciertas pruebas el juez puede necesitar del dictamen de un experto y es aquí donde entran los peritos judiciales. Estos peritos son expertos en diferentes campos (economía, informáticos, ingenieros industriales…) que colaboran con los juzgados y que pueden ser requeridos por el juez para presentar informes relativos a determinadas cuestiones técnicas importantes en un proceso.

Peritos de parte y prueba pericial

Existen también los peritos de parte, que son contratados por las diferentes partes que intervienen en el juicio a fin de aportar pruebas que sustenten sus casos. Por ejemplo, si alguien quiere demostrar que firmó una compra de acciones sin tener los suficientes conocimientos financieros para entender el riesgo que estaba corriendo y que no fue notificado correctamente respecto al mismo, recurrirá a un perito economista. Este perito elaborará un informe pericial que se adjuntará como prueba en el juicio.

En algunas ocasiones, los peritos de parte de uno y otro lado pueden ofrecer informes contradictorios sobre un mismo hecho. En este caso, el juez puede solicitar que un perito judicial realice un tercer informe que será el que se tenga en cuenta para el dictamen final.

La importancia de la prueba pericial

La prueba pericial tiene una gran importancia en un juicio ya que el juez se va apoyar en ella para dictar su sentencia. Dado que no tiene conocimientos profesionales del tema sobre el que se ha solicitado el informe, el juez tendrá que basarse en los hechos que el perito haya sido capaz de probar en su escrito.

Pero la prueba pericial no solo se defiende mediante un informe. En la mayoría de los casos, el perito también debe defenderla en el juicio, respondiendo a todas las preguntas del juez y de los abogados a fin de que se aclaren todas las dudas que pueda haber sobre el tema y que se compruebe si las conclusiones aportadas en el informe pericial se sostienen ante las preguntas de la otra parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *