En: ECONOMIA0

Las tarjetas revolving son la última batalla emprendida por los consumidores contra los bancos y sus excesos. En este caso, se considera que una tarjeta revolving que supere el 22% de intereses puede ser denunciada por usura, pero se han aceptado casos de clientes que han ganado con un 20% de interés.

Un buen ejemplo son los juzgados de Vigo, donde se han recibido más de un millar de demandas desde que comenzaron a formularse en el 2019 y todo esto teniendo en cuenta el parón de la pandemia. La gran mayoría de los casos finalizan de una manera favorable al cliente y en contra del banco.

Los bancos han tomado buena nota de esto y por eso están comenzando a dar por perdida la batalla. Esto se traduce en que han comenzado a no presentar apelaciones a sentencias en primera estancia pero también en que, a juicio de muchos letrados, los bancos han comenzado a mostrarse mucho más abiertos a llegar a un acuerdo.

¿Sabes si te conviene el acuerdo que te ofrece tu banco?

Cuando el banco ofrece un acuerdo es muy importante tener claro si realmente nos están ofreciendo algo justo o si, por el contrario, podemos ganar mucho más acudiendo a los tribunales. Para esto es muy importante saber exactamente cuánto es posible reclamar.

Este cálculo no es nada sencillo de realizar ya que las tarjetas de crédito suelen usarse de manera habitual, lo que hace que la cantidad de la deuda y los intereses que se abonan varíen mes tras mes. Por eso, es muy importante que sea un profesional, como un perito economista, quién realice la estimación de los intereses pagados.

Una vez que se sabe cuánto se podría reclamar en juicio, se puede considerar la posibilidad de aceptar o no aceptar la oferta del banco. Normalmente, este no va a ofrecer tanto como es posible reclamar, pero es un dinero que se puede cobrar al momento y el cliente ahorra los honorarios de los abogados.

Pero si la diferencia es demasiado grande, valdrá la pena acudir a juicio y luchar por la cantidad íntegra que deben de compensar. Además, el informe del perito economista siempre puede usarse en el juicio para apoyar la reclamación y solicitar así al banco una cantidad exacta y bien calculada, lo que puede acortar los plazos a la hora de cobrar si la sentencia es positiva para el cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *