En: ECONOMIA0

Las tarjetas revolving han hecho correr ríos de tinta durante los últimos meses. Se trata de tarjetas que cuentan con una cantidad disponible que el cliente puede ir utilizando según necesite. Con cada recibo, se abonan los intereses de la cantidad dispuesta y parte de la deuda. La cantidad que se corresponde con la deuda se suma nuevamente al disponible y puede volver a ser utilizado por el cliente.

Estas tarjetas se han convertido en una auténtica trampa para muchos consumidores debido a intereses que han sido calificados como abusivos y que han llegado a superar en algunas ocasiones el 30%. Los consumidores abonaban una cantidad relativamente baja cada mes en relación con su deuda, pero el truco estaba en que solo pagaban intereses. Cada mes, la cantidad debida al banco aumentaba sobre todo porque muchas veces el banco, de forma unilateral, aumentaba el crédito del cliente. Finalmente, el consumidor podía estar años y años pagando sus recibos sin que disminuyera el importe debido o incluso viendo como este aumentaba.

Actualmente, los bancos y entidades de crédito han reducido los intereses de sus tarjetas para evitar ser demandados por intereses abusivos, lo cual no quiere decir que no continúen siendo muy altos. Por eso, los expertos en economía y en protección al consumidor advierten de que el uso de estas tarjetas de crédito mediante pago aplazado debe de ceñirse solo a situaciones puntuales y se debe de tratar de abonar el importe en la menor cantidad posible de cuotas.

¿Y los que tienen tarjetas desde hace años?

Como hemos dicho, actualmente los bancos y entidades de crédito han bajado los intereses para evitar demandas. Pero si tú tienes una tarjeta revolving desde hace ya años es posible que hayas estado pagando intereses abusivos.

Estudiando los recibos de tu tarjeta y el contrato original puede saberse qué intereses se han estado pagando. Pero dado que estos contratos son muy poco claros, en ocasiones con letras tan diminutas que es imposible leerlos, el consumidor normal puede no tener claro qué intereses ha estado pagando.

Comprobar estos contratos y pagos es fundamental para saber si se han pagado intereses abusivos. De ser así, es posible demandar al banco y exigir que se devuelva el dinero pagado de más. Y las cantidades pueden ser realmente altas. En Depericias podemos ayudarte a calcular cuánto has pagado por intereses abusivos de tus tarjetas y, por tanto, cuál es la cantidad por la que demandar al banco o entidad de crédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *